Receta para hacer guacamole fácil y rico

 

El guacamole es un complemento en la gastronomía mexicana, la cual es una salsa hecha a base del alimento principal del aguacate y de otros ingredientes más que le dan un sabor único a esta comida. El guacamole es muy reconocido mundialmente, y es un alimento que puede combinar fácilmente con muchos platillos especiales. En la actualidad hay una gran variedad de recetas de guacamole, desde la tradicional, hasta otras variantes pero que llevan la esencia de la tradicional. Por ello, queremos que conozcas una receta de fácil y rápida preparación, lo que tienes que hacer es conseguir los siguientes ingredientes y seguir los pasos que a continuación te brindaremos.

Ingredientes para preparar un buen guacamole

  • 4-5 aguacates maduros
  • 1 cebolla mediana
  • 1 tomate mediano
  • 1 chile serrano (o jalapeño en conserva)
  • Zumo de media lima o limón
  • Cilantro fresco
  • Sal al gusto.

Preparación del guacamole

  1. Lo primero que debemos hacer es lavar bien nuestras verduras y quitar la capa superior de la cebolla.
  2. Hacer trozos muy pequeños de cebolla y tomate y picar muy bien el cilantro y desechar el tallo. Y cuando este picado lo echaremos en el recipiente donde haremos nuestro guacamole.receta guacamole
  3. Luego debemos tomar el aguacate y comprobar que son aguacates maduros (tener cuidado que no estén ni tiernos ni pasados de maduros). Primero partir a la mitad y sacar toda la carne con una cucharilla y retirando la semilla. Cuando ya esté el aguacate en el recipiente agregamos el zumo de media lima o limón, sal al gusto y un chile serrano muy picado, este servirá para el toque picante en la receta.
  4. Cuando ya tengamos los ingredientes juntos, empezamos a machacar todos los ingredientes con un mortero o tenedor, hasta que todos los ingredientes se mezclen perfectamente, algunos ingredientes pueden quedar los trozos, pero si gustas esta la otra opción de pasarlos por la licuadora solo un instante, ambas son válidas. Y quedará deliciosa para degustarla.

Nutren más las zanahorias cocidas

Aunque no lo creas, cocer o moler las zanahorias puede aumentar su valor nutritivo. Según un estudio presentado durante una reciente reunión de la Sociedad Química de Estados Unidos, la concentración de antioxidantes en las zanahorias cocidas y reducidas a puré resultó tres veces mayor que en las zanahorias crudas.

 

Los antioxidantes son compuestos presentes en los alimentos que previenen el daño que causan los radicales libres en las células. Los radicales libres son derivados del metabolismo y pueden destruir el ADN de las células. Estudios han demostrado que los antioxidantes pueden ayudar a prevenir enfermedades crónicas como el cáncer y el Alzheimer.

 

Howard destacó que se necesitan estudios adicionales para determinar si los antioxidantes en las zanahorias procesadas son bien absorbidos por el cuerpo humano y pueden prevenir el daño de los radicales libres en las células.

 

El equipo de investigadores de la Universidad de Arkansas en Fayetteville, puso a hervir zanahorias con piel y sin ella, y almacenaron muestras a 40 grados centígrados durante cuatro semanas. Después cuantificaron la concentración de antioxidantes y la compararon con la de las zanahorias crudas. Los investigadores utilizaron un método antioxidante que mide la capacidad de extractos de plantas con fenólicos, un tipo de antioxidante presente en el chocolate y el vino, para prevenir la oxidación de la betacaroteno. La sustancia betacaroteno se convierte en vitamina A, un antioxidante, cuando se ingiere.

 

Los descubrimientos, publicados en la revista Agricultural and Food Chemistry, demuestran que las concentraciones de antioxidantes aumentan más de 34 por ciento inmediatamente después de cocer las zanahorias. Howard explicó que las zanahorias se ablandan con la cocción y esto permite que los fenólicos adjuntos a la pared celular sean liberados. Las concentraciones de antioxidantes continuaron aumentando durante la primera semana en almacén y luego comenzaron a decaer tras dos semanas almacenadas.

Zanahorias, Cesta, Verduras, Mercado

No obstante, la concentración de antioxidantes de las zanahorias almacenadas se mantuvo más elevada que las de las zanahorias frescas. Mantener la piel de las zanahorias también aumenta ligeramente la actividad antioxidante, según los investigadores. “Muchos compuestos fenólicos se encuentran en la (piel) de las frutas y vegetales, pero se eliminan al pelarlas antes de procesarlas”, señaló el estudio.

Cuídalo con una tarta de zanahoria

Pastel, Usd, Fruta, Productos Horneados, Dulce, Suites

Existen verduras que son puestas en nuestra mesa generalmente en guisos o ensaladas, y para muchos simplemente deben quedarse ahí.

Solo tienes que asegurarte que tu novio guste mucho de las zanahorias, porque hoy vamos a innovar con una receta, donde la zanahoria será nuestro ingrediente principal y no se trata de un guiso, de seguro éste será uno de los regalos originales para novios más locos de la historia.

Y para esta rica creación, tendremos que emplear:

  • 250 gr de zanahoria rallada
  • 200 gr de harina
  • 7 gr de levadura Royal
  • 125 ml de aceite de oliva
  • 4 huevos
  • 200 gr de azúcar, puede ser blanca o morena
  • Una cucharadita de canela en polvo

 

Cuando tengamos los ingredientes a la mano, el proceso inicia así:

Vamos a iniciar pelando y rallando las zanahorias, las dejamos de reserva.

A parte tomaremos un bol para echar el azúcar y los huevos y batimos hasta obtener un resultado espumoso, mientras tanto le añadimos el aceite y continuamos mezclando y ahora sí agregamos la zanahoria y la cucharadita de canela.

Cuando tengamos lista esta mezcla agregamos la harina y levadura y batimos, mientras tanto vamos engrasando el molde con mantequilla y espolvoreamos un poco de harina para que el queque no se nos quede pegado y echamos la mezcla, llevándola al horno por unos 30 a 40 minutos a 180 °.

Y para la crema:

  • 100 gr de mantequilla
  • 250 gr de queso crema
  • 100 gr de azúcar glaseada o impalpable

 

Y vamos preparando así, colocamos la mantequilla en un bol y mezclamos hasta que tenga una consistencia cremosa, echamos el queso y seguimos batiendo y agregamos el azúcar y seguimos batiendo.

Finalmente con ayuda de una espátula esparcimos la crema sobre el queique y ahora a comer.